CRISIS DE PÁNICO

La ansiedad es un trastorno muy común, de hecho con ese nombre llamamos muchas veces a situaciones cuando nos sentimos mal y sentimos miedo. En Medicina con el nombre de "Ansiedad" se conoce a una serie de trastornos en los cuales está presente de algún modo, el miedo, lo cual significa que sentimos como que algo malo va a ocurrir; un desasosiego; una sensación de miedo frente a una situación, aún cuando no podamos identificar de qué se trata.

Dentro de los trastornos de ansiedad existe uno en particular que se caracteriza por venir en “Ataques Sucesivos”, es decir, que la persona puede sentirse bien y de repente experimenta un gran miedo y siente diversas sensaciones en su cuerpo. A este tipo de trastorno lo llamamos Crisis de Angustias Generalizadas o Crisis de Pánico.

QUÉ LO CAUSA:

Las causas de las crisis de pánico no se conocen con exactitud. Se piensa que puede haber un componente genético, ya que se ve con mucha frecuencia en varios miembros de una familia. En todo caso, generalmente existe una causa que lo desencadena. En la mitad de los casos simplemente no se sabe por qué aparece.

La edad en que comienzan los ataques es entre los 25 y 35 años y causan gran preocupación a quienes lo padecen.

CUALES SON LAS MANIFESTACIONES:

Las manifestaciones mas comunes son: molestia o dolor toracico, mareo, miedo a morir, sensación de dificultad respiratoria, nauseas y malestar estomacal, hormigueo en manos, pies o cara, palpitaciones, frecuencia cardíaca rápida o latidos cardíacos fuertes, sudoración, escalofríos o sofocos y temblor.

Estos ataques tienen su máxima fuerza aproximadamente de 10 a 20 minutos después de comenzar y desaparecen espontáneamente, algunas veces se prolongan durante más de una hora.

CÓMO PUEDE DIAGNÓSTICARSE Y QUÉ TRATAMIENTO PUEDE EMPLEARSE:

Ante cualquier situación en la cual una persona sienta crisis frecuentes de cualquiera de estas manifestaciones, es conveniente consultar al médico para descartar o confirmar la presencia de esta enfermedad. No existe un análisis de laboratorio que pueda hacernos el diagnóstico, pero generalmente un médico bien entrenado puede diagnosticarlo con relativa facilidad mediante preguntas que realiza al paciente y algunas pruebas o test que se utilizan para ésto. 

Con respecto al tratamiento afortunadamente existen medicamentos y algunas técnicas psicoterapéuticas que dan resultados en la casi totalidad en los casos. Con un tratamiento adecuado y asesoramiento médico oportuno es posible controlar la enfermedad en la gran mayoría de los casos y evitar así el sufrimiento que ésta produce.

 

Dr. Carlos Miguel Atencio

Especialista en Medicina Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *