“ME DUELE LA BOCA DEL ESTÓMAGO”

No es secreto para nadie que en nuestras consultas de Medicina Familiar nos tropecemos con uno o más casos al mes de Dispepsia, ahora bien si te estas preguntando que es ésto, la definición es muy sencilla, llamamos Dispepsia a todo dolor ubicado en la parte superior del abdomen (algunos suelen llamarlo “dolor en la boca del estómago”), seguramente has presentado en algún momento este tipo de dolor o conoces a alguien que si lo haya tenido.

Más del 40 % de la población en general ha presentado un episodio o más de dispepsia en su vida, pero solo el 25 % acude a nuestras consultas, esto se debe a la falta de conocimiento de esta enfermedad o por el consumo de medicamentos que alivien la molestia o dolor.

La Dispepsia puede ser clasificada en 3 tipos, la orgánica (donde el problema radica en una estructura con daño o lesión), la funcional (donde la causa viene dada por el mal funcionamiento del tracto gastrointestinal) y la no investigada (donde no se ha estudiado la causa).

Generalmente la dispepsia orgánica se produce bien sea por el consumo de Anti-inflamatorios No esteroides (AINES), como el ibuprofeno, el diclofenac, entre otros; o por la lesión que produce una bacteria llamada Helycobacter Pylori, que se ha convertido en una pandemia (es decir una epidemia a nivel mundial).

Ahora bien hablamos de dispepsia funcional cuando el paciente presenta durante los últimos 3 meses: dolor epigástrico (“en la boca del estomago”), ardor epigástrico, saciedad y llenura después de comer que produce molestia. Dichos síntomas deben haber comenzado 6 meses antes de realizar el diagnóstico, pero es importante recalcar que no debe estar presente un problema orgánico.

Lo primordial es detectar a tiempo signos de alarma, como por ejemplo: pérdida de peso sin estar realizando algún régimen alimenticio o ejercicios, sangrados, anemia, historia familiar de cáncer gastrointestinal, antecedente personal de cáncer y/o enfermedad gastrointestinal, anorexia, sensación de llenura precoz y dolor al tragar que aumenta progresivamente. Estos signos de alarma deben ser investigados inmediatamente para atacar la causa a tiempo.

COMO SABER SI UN PACIENTE AMERITA UN EXAMEN INVASIVO:

Si el paciente que consulta es mayor de 50 años, debe realizarse una video-endoscopia, si es menor de 50 años se coloca tratamiento vía oral, si este tratamiento falla y los síntomas persisten se procede a realizar una video-endoscopia.

TRATAMIENTO:

El tratamiento farmacológico es muy efectivo siempre y cuando se tome como lo indicó el médico tratante y en el tiempo establecido. Entre ellos se encuentran los antiácidos y los inhibidores de los receptores H2 como por ejemplo la ranitidina. Pero en la actualidad existen un nuevo grupo de medicamentos, que son los inhibidores de la Bomba de Protones, como por ejemplo el omeprazol y el pantoprazol, entre otros. Si persisten los síntomas una vez culminado el tratamiento, debemos cubrir con medicamentos contra el Helycobacter Pylori.

CONSEJOS SALUDABLES:

  1. Si presentas llenura postprandial, nauseas, vómitos, dolor o ardor en epigastrio acude a tu Médico de Familia, probablemente estés presentando un caso de Dispepsia.
  2. Si presentas signos de alarma acude cuanto antes a la emergencia o hazle saber a tu Médico de confianza.
  3. Quizás el consejo más importante es: cumplir el tratamiento al pie de la letra, es decir en el tiempo y dosis indicado por tu médico.
  4. Evita el uso de AINES, deja de fumar (si este es tu caso), disminuye la ingesta de alcohol y disminuye el estrés.

 

Dra. Rosneri Ruiz Barroso

Especialista en Medicina Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *