Ese Molesto Hipo

Casi todos hemos padecido en algún momento de nuestras vidas de un episodio de hipo. A pesar de ser tan común, en realidad hasta la fecha no sabemos exactamente cuál es su función en el organismo y existe todavía mucha controversia.

Afortunadamente es un problema casi siempre benigno aunque a veces puede mantenerse en el tiempo y causar mucha incomodidad a quien lo padece, ya que inclusive puede llegar a imposibilitar que la persona concilie el sueño por la noche. Cuando el hipo dura más de 48 horas lo llamamos hipo persistente y en estos casos lo mejor es solicitar la valoración médica para poder descartar algunas enfermedades que puede acompañarse con hipo, así como también para que el médico pueda seleccionar el  tratamiento adecuado.  En estos casos muy probablemente el médico va a recetar algunos medicamentos e inclusive en casos  sumamente graves (que casi nunca se ven), es necesario recurrir a una infiltración de un nervio llamado frénico, lo cual debe realizarse por un cirujano experimentado y con el paciente hospitalizado.  En este artículo nos referiremos fundamentalmente  a cómo tratar el hipo que generalmente padecemos o vemos en nuestros familiares, el que no es persistente y se resuelve generalmente en unas pocas horas.

COMO PODEMOS TRATAR EL HIPO EN NUESTRAS CASAS

Durante mucho tiempo se han propuesto muchos remedios caseros para controlar el hipo.  La mayoría de esas recomendaciones no tienen ninguna base científica y si dan resultado es porque simplemente el hipo se iba a quitar de todas maneras. No obstante existen algunas medidas que sí tienen alguna base médica para tratar el hipo en la casa, le referiremos tres de ellas:

  1. Beber un vaso de agua de manera rápida, tragar pan seco o tostado, hielo picado o azúcar.  Todo esto desencadena un reflejo que puede ayudar  a que el hipo desaparezca.
  2. Aguantar la respiración o bien respirar dentro de una bolsa de papel. Ambas cosas aumentan la concentración del dióxido de carbono en las arterias y este aumento de concentración inhibe el hipo.
  3. Una maniobra un poco más agresiva seríaindicarle al pacienteque coloque uno de sus dedos en la parte de atrás de la faringe. Esta maniobra estimula el reflejo del vómito y en muchas oportunidades luego de hacerlo el paciente además de experimentar las náuseas momentáneas también desaparece su hipo molesto.

Dr. Carlos Miguel Atencio

Especialista en Medicina Familiar